El 78% de los oncólogos españoles consideran ESMO un encuentro de referencia


volver


• 3 de cada 4 oncólogos españoles consideran necesaria la aprobación más rápida de los fármacos oncológicos.

• Un 63% considera que la biopsia líquida es de utilidad tanto en la monitorización como en el screening de esta enfermedad.

• El 58% cree que es necesario mejorar la comprensión de los diferentes biomarcadores a la hora de valorar su utilidad en la selección de pacientes.

• Para el 45%, la necesidad de llevar a cabo varios métodos y biomarcadores a la hora de tomar decisiones sobre el uso de inmunoterapia, representa una gran barrera.



“El 78% de los oncólogos españoles consideran ESMO 2016 como uno de los principales puntos de referencia del sector de la oncología”, según establece el informe elaborado por la división de salud Healthcare de IPSOS.
IPSOS ha querido analizar las opiniones de los oncólogos españoles que asistieron al congreso ESMO (European Society for Medical Oncology) celebrado el pasado mes de octubre en Copenhague, con el fin de conocer en profundidad su opinión sobre las diferentes cuestiones tratadas en el Congreso médico como la inmunooncología, la necesidad de mejoras en la educación y la aprobación de fármacos, entre otros aspectos.


En este sentido, cabe destacar que 3 de cada 4 oncólogos piensan que en España es necesaria una aprobación más rápida de los fármacos oncológicos. Asimismo solo el 35% de los oncólogos entrevistados está de acuerdo con la aprobación de los biosimilares en las mismas indicaciones que el original, sin ensayos clínicos específicos.

En cuanto a aquellas áreas donde es necesaria una mayor educación, el 58% señala la comprensión de los diferentes biomarcadores a la hora de valorar su utilidad en la selección de pacientes. Por su parte, el 40% señala que se debe mejorar el conocimiento sobre la inmunobiología del cáncer, y un 40% considera fundamental incrementar la comprensión sobre el mecanismo de acción de la inmunoterapia. Por último, el 38% sostiene que la educación ha de centrarse en la comprensión y el manejo de los efectos secundarios de la inmunoterapia.


Ante la enfermedad residual, la mayor parte de los oncólogos (un 63%) parece estar de acuerdo: la biopsia líquida representa una gran promesa tanto en monitorización como en screening, frente al 30% que considera que esta prueba solo es útil para la monitorización, y mientras que el 7% cree que lo es exclusivamente para el screening.
Como uno de los principales temas de esta edición de ESMO ha sido la inmunooncología, el informe de IPSOS también ha querido interesarse por este tema. Así, se ha preguntado a los especialistas si consideran que deben refrescar y actualizar sus conocimientos en materia de inmunomodulación. En este sentido, el 85% lo ve necesario, lo que demuestra que estos profesionales son conscientes de la importancia de este nuevo enfoque y de lo necesario que resulta saber cómo funciona.


Asimismo el informe se preocupa por un tema clave: los biomarcadores en inmunoterapia, que resultan cruciales a la hora de seleccionar los pacientes, pero que presentan dificultades en su determinación a la hora de elegir al paciente adecuado. Aunque PDL1 es el método más comentado, lo cierto es que se necesitan otros métodos y más de un biomarcador a la hora de tomar decisiones. En este sentido, para un 45%, la complejidad que conlleva la necesidad de varios métodos y biomarcadores, además del PDL1, a la hora de tomar decisiones sobre el uso de inmunoterapia representa una gran barrera, frente al 5% que piensa que no supone barrera alguna.


Documento: 
AdjuntoTamaño
NP_ESTUDIO_ONCOLOGIA.pdf305.01 KB
Galería: